Declaración de Principios

El presente documento emanado de la segunda sesión de trabajo de la Comisión Nacional de Deliberación de Documentos Básicos celebrada el 19 de agosto de 2008, es de uso exclusivo del Partido Revolucionario Institucional en los términos y vigencia señalados en su Convocatoria a la Veinte Asamblea Nacional Ordinaria y las normas que aplicables.

Queda prohibida la edición, modificación, o reproducción total o parcial, del presente documento, sin previa autorización escrita por parte de la Comisión Nacional Organizadora de la Veinte Asamblea Nacional Ordinaria.

También se prohíbe su grabación o fijación en medios magnéticos o digitales con la intención de su transmisión, envío o difusión por medios impresos, electrónicos o digitales ajenos a las instancias y procedimientos establecidos por la Coordinación General de la Comisión Nacional Organizadora de la Veinte Asamblea Nacional Ordinaria del Partido Revolucionario Institucional.

DECLARACIÓN DE PRINCIPIOS “UN MÉXICO COMPARTIDO”

Preámbulo.

El Partido Revolucionario Institucional es una fuerza política nacional con presencia en todo el territorio de la república.

Nuestro origen surge de los grandes valores sociales de la Revolución Mexicana. Reconocemos nuestras raíces en la consolidación de la República Liberal, Laica y Federalista, en la lucha por la soberanía nacional y la independencia de México.

El destino de nuestro partido como opción política preferente en un México diverso y plural está determinado por su capacidad para continuar empatando con puntualidad histórica sus fortalezas con los más nobles anhelos de la sociedad mexicana.

Los valores de nuestro origen son irrenunciables porque siguen siendo aspiraciones de millones de mexicanos en un país todavía escindido por la modernidad y el atraso; por el desfase entre las condiciones del bienestar y pobreza que cancelan el legítimo derecho de cada ciudadano, por ocupar un lugar de dignidad en la Nación.

Somos un partido que en los dos últimos tercios del siglo XX mexicano recobró lo mejor de la tradición política del país para favorecer la unidad nacional, la salud de la República, el Federalismo, el sistema de partidos, el Estado Social, la democracia representativa y la paz como primera condición de todos los quehaceres de una sociedad organizada. Impulsamos instituciones ejemplares en el mundo entero, y hemos defendido con idéntica responsabilidad derechos sociales básicos y garantías para la inversión y el crecimiento económico.

Hemos probado ser un partido con vocación por una democracia en la que puedan seguir superándose los rezagos, exclusiones y agravios que todavía lastiman a millones de compatriotas.